Fechas 2017   18-23 Agosto. Precio del Bono 32€. Bono fin de Semana 18€.

Pregoneros 2017 Teresa Pomar y Marcelino Plumed.

 

Desde el Ayuntamiento de Monreal del Campo y en especial desde la Sociedad Municipal encargada de organizar los festejos nos gustaría agradecer la colaboración a todas las peñas y a las personas que ofrecen su ayuda para las actividades a las que no puede llegar la Comisión.
Las peñas y sobre todo, los peñistas, sois esenciales para el buen funcionamiento de las fiestas y con vuestra implicación y nuestro esfuerzo podemos lograr unas fiestas estupendas, de todos y para todos.

Pregón de Fiestas de Monreal del Campo 2016. Jaime Redondo Yuste

 

¡Buenas tardes Monreal! En primer lugar, quería agradecer al Ayuntamiento por encomendarme este reto, que me hace sentir muy orgulloso. Buscando y preguntando sobre cómo era ese antiguo Pregón de las Fiestas, me contaron que se hacía encima de un borrico en la Calle Mayor. Este año lo retomamos, desde el balcón del Ayuntamiento, espero que para quedarse.

Igualmente no puedo dejar de daros las gracias a todos vosotros, monrealeros y monrealeras, porque se que la noticia de la nota que había sacado en la Selectividad se celebró aquí también con gran alegría. Eso sí, si es  por algo que la conseguí, fue por esa cabezonería aragonesa que tanto nos caracteriza. Por ello, siempre que en alguna entrevista me preguntaban “¿De dónde eres?”, respondía orgulloso: “Vivo en Madrid, pero mi sangre… mi sangre es de Monreal del Campo”

Y es que qué puedo decir sobre Monreal… Mi Monreal, porque todos vosotros me hacéis sentir cada vez que vengo aquí, uno más. Siempre tengo en la cabeza esa imagen, al despertarme en el coche unos kilómetros antes de llegar. Al fondo, las primeras casas. A la derecha, la Copa. De repente me sacude el aire limpio, el olor a cebada, el olor a nuestro azafrán. La banda sonora es el rumor de las aguas de nuestro Jiloca allá a lo lejos. En lo alto, presidiéndolo todo, la Torre, nuestra Torre.

Según vas entrando empiezas a ver gente en la calle, charlando, riendo. Un par cruzan la carretera llevando un sofá para alguna peña. Las banderetas anuncian que el pueblo está de fiesta. Qué bien se está en Monreal… esas mañanas de frontón, en la piscina, o con carreras en bici hasta los Ojos. Luego, las partidas de guiñote, mientras discutimos los nuevos romances de las pasadas verbenas. Pero si hay algo que me encanta, es pasear por la calle y no dejar de decir “Buenos días”. Porque aquí, todos nos conocemos. Porque Monreal es una gran familia.

Y es una gran familia en la que cabemos todos. Estáis aquellos que durante el año cuidáis del pueblo y hacéis que poco a poco vaya creciendo y mejorando. A todos vosotros: ¡Gracias! También estáis aquellos que en algún momento hicisteis las maletas cargados de ilusiones, y de pena por abandonar el que nunca dejaría de ser vuestro hogar. Todos vosotros lo hicisteis con Monreal en el corazón, teniendo siempre presentes nuestras tradiciones, nuestra identidad. Por eso, nunca olvidáis aquel pueblo que os vio nacer y crecer, y que os hizo ser aquello que sois. Y por eso estáis hoy aquí. Y gracias a una de ellos, a mi madre, estoy yo aquí hoy. Gracias por traerme a Monreal. Gracias por hacerme saber que mi sangre, era aragonesa, y por regalarme los mejores días del año en fiestas.

Hablando en nombre de todos aquellos que con orgullo nos decimos Rascatis (Rascatinajas), gracias a todos vosotros sentimos que este sigue siendo nuestro hogar, y que nosotros, seguimos siendo Monrealeros. Pero no nos tenemos que olvidar de por qué estamos aquí. ¡Empiezan las fiestas de Monreal!

Me acuerdo cuando, de pequeño, corría delante de los cabezudos, y guardaba siempre mi vara detrás de una puerta para tenerla al día siguiente. De los concursos de disfraces, y de la feria. Poco a poco fui creciendo, y empezaron las peñas, y comencé los cursos acelerados de arquitectura de vallas, electricidad de altavoces, logística de sofás, diseño de moda de petos y camisetas, microeconomía con las bebidas, etc. En general, una serie de lecciones sobre la vida de incalculable valor. Y el tiempo va pasando, y ahora cambio correr delante de los cabezudos a ser uno de ellos. Y los años vendrán, y la charanga no aguantaremos. Cambiaremos el bingo de por la noche por el del café concierto. Los bailes los echaremos en la plaza, y no nos perderemos ni una jota.  Y hay que disfrutar cada uno de esos momentos, porque el que ya ha pasado, no volverá.

Pero lo importante es que estaremos, año tras año, en las fiestas de nuestro pueblo. Cada uno cumpliremos con la parte que nos toque, respetando aquellas tradiciones tan monrealeras para que así, cada verano, Monreal reúna a rascatis y monrealeros; a niños, jóvenes y mayores; con una importante misión: ¡Demostrar un año más que estas son las mejores fiestas de España!

Por último, quería dedicaros una jota, que he modificado un poco para expresar bien lo que siento.

El pueblo que me hace feliz

Llevo siempre por bandera

Se llama Monreal del campo

Del Jiloca, cabecera.

 

¡Viva Monreal!