La localidad de Monreal del Campo, cuya economía tradicional se basaba en la agricultura y ganadería, ha sufrido en los últimos años una fuerte industrialización, experimentando, paralelamente, un importante desarrollo del sector terciario a raíz de la creación de nuevos servicios y desarrollo de los ya existentes.
 
Sector Primario: Agricultura y Ganadería.
En las últimas décadas este sector ha experimentado un fuerte envejecimiento, ya que es un sector con escaso relevo generacional; hoy son pocos los jóvenes que deciden dedicarse a la agricultura, si bien se han dado importantes cambios en el sector al producirse una inminente modernización del mismo. A día de hoy, son muy pocos los que se dedican con exclusividad a la labranza de tierras o a la crianza de animales, si bien muchos lo hacen como una actividad secundaria de apoyo a la economía familiar.En la localidad existen cultivos de regadío y de secano, si bien predomina el cultivo de este último sobre el primero. El terreno sobre el que nos ubicamos es apto para el cultivo de cereales y leguminosas; los rigores de nuestro clima impiden muchos cultivos de regadío, especialmente frutícolas en general, ya que son muy frecuentes las heladas que los hacen inciertos. Entre los cultivos de secano predominan los campos de trigo y cebada, y podríamos hablar de un declive del centeno y de la avena.No podemos olvidar la tradición que aún perdura, y símbolo de calidad de vida, del cultivo de pequeños huertos familiares que sirven para abastecer a las familias de verduras y hortalizas durante todo el año.Para finalizar, en cuanto a la ganadería, continúa existiendo y se centra, sobre todo, en el ganado porcino y bovino; el porcino ha experimentado un crecimiento, se han construido nuevas explotaciones modernas, y en cuanto al bovino, ha habido un considerable descenso de producción.

Sector Secundario: Industria y Construcción.

Monreal del Campo, desde hace ya muchísimos años, ha sido sede de industrias –fundamentalmente cárnicas-, aunque su verdadera industrialización se dio en los 90 a raíz del inicio de la ejecución delPolígono Industrial “El Tollo”.

La industria actual de la localidad se centra en el sector metalúrgico y cárnico. Las empresas generadoras de mayor volumen de empleo en la localidad son: La Monrealense, S.L. y Cárnicas Latasa-sector cárnico-, PYRSA -sector metalúrgico-, y Escaleras YUSTE, S.L. -carpintería de madera-.

El sector de la construcción también sufrió un importante desarrollo a raíz de la expansión urbanística del pueblo,aunque ha bajado un poco por la actual crisis económica.

Sector Terciario: Servicios.

En las últimas décadas se habla de una tercialización económica de los países desarrollados donde este sector ocupa a más del 60% de la población activa. En Monreal del Campo, aunque este sector ha experimentado un crecimiento fortísimo, y tiene una importancia indiscutible, podríamos decir que tiene un peso muy similar al sector secundario, puesto que ocupa a unas 450-500 personas.

En los últimos años, se han desarrollado algunos servicios ya existentes, como por ejemplo sanidad o educación, a raíz de la apertura de nuevas instalaciones y contratación de un mayor volumen de trabajadores.

Así mismo, se han creado otros nuevos servicios, dentro de los cuales cabe hablar de los Nuevos Yacimientos de Empleo, los cuales consisten en la creación de puestos de trabajo en aras de satisfacer necesidades sociales tales como el ocio, la mejora de calidad de vida, la asistencia a personas dependientes o el medio ambiente, entre otros; de este modo, se han creado centros para la 3ª edad, una guardería, un servicio de ludoteca, se han desarrollado los servicios culturales y deportivos, se han puesto en marcha proyectos de protección y mantenimiento de zonas verdes, se ha abierto una depuradora para mejorar el tratamiento de las aguas, etc. Muchos de estos servicios tienen otra finalidad indirecta de inserción laboral, ya que gracias a ellos muchas mujeres se han incorporado al mercado laboral al no tener que estar obligadas a estar atadas 24 horas a las cargas familiares.

El sector del comercio también está experimentando cambios; los comercios de la localidad tratan de traer los productos más innovadores en aras de satisfacer la demanda de los consumidores y evitar la fuga de compras.

El sector hostelero, que ocupa a unas 80 personas en la localidad, también va adaptándose a la demanda de los usuarios, cada vez más exigentes, y presenta una oferta cada vez más variada.

El tejido del sector servicios de la localidad, aunque si que daría cabida a la apertura de nuevos negocios, satisface en buena medida a todas las necesidades de los vecinos, ya que presenta una oferta amplia y variada.